Experiencia con Skyrim

Éste juego fue básicamente una locura. Cuando vi que salió, realmente mi máquina no podia correrlo, pedía demasiado y aunque quizás podía correrlo con los gráficos más bajos, siempre fui el de proyectarme hacia un juego de la manera más hermosa posible, es decir, con los gráficos lo más alto posible. Eventualmente, pasaría a comprarme un maquinón que lo iba a poder correr tranquilamente, pero en el momento fantaseaba con tenerlo ya para poder sumergirme en una historia tan bella y magnificente como Skyrim. Al ver el trailer y los gameplays post-release, quedé atónito. Era una locura, los detalles de las montañas, la historia, los personajes, la trama, todo era impresionante. No tenía idea de lo que me esperaba cuando sería mi tiempo para sumergirme en Skyrim.

Llegó Enero de 2011, y me compré la bestiesita deseada, hasta entonces yo seguía siendo el crío fantasioso que amaba sumergirse en historias profundas muy bien desarrolladas. No me interesaban mucho los libros, pero los juegos y las películas tenían la habilidad de atraparme y no soltarme hasta que no explote de emoción, hasta que no explote de ese sentir de “¿En qué planeta estoy?”, casi que se me iba la noción del tiempo y espacio. Era, para mí, literalmente, un viaje a las estrellas. Como dije anteriormente, no sabía lo que me esperaba.

 

Aunque suene un poco de bizarro, volví de un velorio la primera vez que lo instalé y lo jugé. No estaba realmente de un buen y emocionante humor, pero decidí echarle un vistazo a la fantasía que me esperaba. Lo dejé instalando, ansioso, y me fui a dar un baño mientras pensaba en el evento tan triste del que venía, estaba en una especie de shock con trance, lo que luego me permitió una inducción aún más psicodélica al mundo de Skyrim. Cuando volví, se cortó la luz. Me vino una especie de rabia con frustración, ya que lo que estaba esperando hace tanto tiempo, me puso impaciente al ver que a punto de jugarlo, se corta la luz. Dije, interiormente, me c*go en el Universo y en Edesur. Inmediatamente, la luz volvió. Lo reinstalé y vi cada barrita de instalación que se sumaba al progresar la misma. Parecía que estaba jugando al Maze Game, solo faltaba que se cortara la luz de vuelta.

Terminó la instalación, todo perfecto, y arranqué el juego. Ya cuando vi la intro de
Bethesda Studios, una parte de mí empezó a bailar y celebrar. No se bien que celebrara, pero me sentía mejor, en un ambiente interior festivo, como si fuera Navidad, aunque estaba cerca de Reyes Magos.

 

Empezó el juego. Una parte de mí estaba en Skyrim, otra estaba en la computadora y otra estaba por ahí en la Andrómeda. El trance de inmersión ya había comenzado, fue como sumergirme en un jacuzzi intergaláctico en una habitación llena de luces, estrellas y nébulas, mientras me hacian un masaje en la mente. Una pequeña sensación de cosquilleo, similar al enamoramiento, venía hacía mí. Si, en el momento no estaba interesado en salir a bailar, conocer mujeres, hacer la típica vida, solo quería inducirme en las mayores y más grandiosas experiencias posibles, ya que nunca nada me había causado tanto placer.

La imagen de los prisioneros, los detalles de la alta textura y la resolución en 1920×1080, me empezaron a inducir en el trance. Todas las luces de mi pieza apagada, solo yo y el juego. Comienza la trama, las decapitaciones, la selección del personaje, el dragón prendiendo fuego todo, y comienzo a entrar en la experiencia. Se me sube el ritmo cardíaco, empiezo a correr en mi mente, con el personaje super musculoso que me elegí, con la respiración agitada del señor nombrado como “ElWachinDeLasMontañas”. El trance había comenzado y a expandirse. A lo largo de la trama, este juego parecía ser mi escape a todos mis abismos, y a la vez la entrada a puertas multi-dimensionales que hasta me hacían más filosóficos y espiritual, permitiendo la descarga de una información trascendental que no sabía de donde venía. Quizás venía del observar los detalles tan hermosos de las montañas, quizás venía de mi propio trance, quizás de la historia, quizás de la música. O de todo esto junto. Sólo sabía que jugar Skyrim era como meditar profundamente, e irme de la realidad por un rato, más con esa música tan hermosa de Jeremy Soule.

 

Eventualmente, Skyrim se convirtió en mi mina de oro interna. Allí encontraría mis mejores momentos, resultados de un deseo de escape de la realidad, que servían, básicamente, como terapia. Recuerdo que me quedaba mirando la Aurora y las estrellas por minutos y minutos, escuchando la música de fondo, asombrándome cada vez más por su majestuosidad. Amaba luchar contra los gigantes, hasta que me daban un masazo en la cabeza y salía volando cincuenta y seis metros en el aire y tenía que hacer todo de vuelta. Amaba elegir otro personaje como mi acompañante, y darle la mejor armadura y las mejores armas, cosas que si venía uno a hacerse el loco conmigo, saltaba mi compañero y lo rompía en veinte pedazos. No fui mucho de usar la magia, pero en una ocasión, elegí el personaje de mago y me metí en la escuela de Magos, allá en las montañas. El juego nunca paró de asombrarme, lo he jugado años y años, explorando todo lo que había para explorar. Fue grandioso. También me descargé las expansiones “Dragonborn”, “Heartfire”, “Dawnguard” y unas cuantas armas y trajes. Tiene algo de fondo este juego que todavía no logro captarlo del todo, solo sé que va más allá de lo fantástico y asombroso, y que se siente esta magia desde un sentido totalmente intuitivo y emocional.

Más tarde me bajé el set de OST (Official Sound Track) de Skyrim, que viene con 4CDS completamente hechos por Jeremy Soule y su orchesta. Cabe aclarar que hay ciertas canciones no son de muy gusto, pero hay un CD en especial que es el que más me maravilló. Es el CD4, totalmente ambiental. Sonidos de lluvia, pájaros, animales, sutiles guitarras y un bello sintetizador de fondo, hacen este CD único, totalmente único, para mi gusto. Si sos de inducirte en las experiencias, en especial con la música y videojuegos, seguro entenderás mi locura, ya que compartimos los mismos pensamientos, o al menos similares.

Les dejo el tan preciado CD4 del que hablo, espero que lo disfruten y se den un viaje por el mundo astral:

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s